Vuelven las antiguas cocinas de leña a Venezuela

Según la Agencia Internacional de Energía (AIE), este es el octavo país del mundo en reservas de gas licuado de petróleo (GLP). Sin embargo, los problemas en la distribución de gas doméstico han dejado a la población sin otra alternativa que la de quemar madera.

La estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA), produce gas natural nacional que excede la capacidad de consumo de la gente. Sin embargo, existen deficiencias en los sistemas de extracción, embotellado y dispensación de fluidos.

La escasez de garrafas ha convertido el patio trasero de una casa o edificio en una cocina abierta. Es en estos espacios donde la gente prepara la comida a la antigua y trata de evitar los daños a la salud provocados por el humo.

La mayoría de los ciudadanos, pueden permitirse comprar una cocina eléctrica, por ende prefieren utilizar un terreno baldío en el vecindario para conseguir leña o incluso arbustos secos para encender el horno adaptado.

Otros ignoran las normativas legales y buscan la madera en lugares protegidos. Esta situación ha estado ocurriendo en el Parque Nacional Henri Pittier, creado en 1937 y con árboles centenarios.

Para algunos, la práctica de la cocina a leña significa un regreso a la década de 1930, una situación inesperada para este país que una vez fue considerado el más próspero de América del Sur.

News Reporter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Show Buttons
Hide Buttons