Ucrania: ataques mortales con misiles golpean Leópoilis

Funcionarios en el oeste de Ucrania dijeron que ataques con misiles golpearon Leópolis el lunes, matando al menos a seis personas en la ciudad que había escapado de lo peor de la violencia de la invasión rusa que comenzó hace casi dos meses.

El gobernador regional de Leópolis, Maksym Kozystkiy, dijo que tres misiles alcanzaron sitios de infraestructura militar, mientras que otro golpeó un taller de reparación de neumáticos de automóviles.

En otras partes del país, los esfuerzos para evacuar a los civiles de las zonas de conflicto se detuvieron por segundo día consecutivo el lunes.

“En violación del derecho internacional humanitario, los ocupantes rusos no han dejado de bloquear y bombardear las rutas humanitarias”, publicó la viceprimera ministra Iryna Vereshchuk en un comunicado en las redes sociales.

Zelenzkyy: fuerzas rusas llevana cabo un «terrorismo deliberado»

El presidente ucraniano, Volodymyr Zelenskyy, acusó a las fuerzas rusas de participar en un “terrorismo deliberado” con ataques de mortero y artillería en barrios residenciales de Kharkiv, mientras que las fuerzas ucranianas en la ciudad sureña de Mariúpol desafiaron el plazo establecido por Rusia para deponer las armas.

Zelenskyy, en un discurso en video el domingo por la noche, dijo que espera que Rusia lance una ofensiva en la región oriental de Dombás “en un futuro cercano”.

La retirada de las fuerzas rusas de áreas alrededor de la capital de Ucrania, Kiev, y otras partes del norte en las últimas semanas provocó evaluaciones de oficiales militares occidentales de que Rusia estaba reforzando y redistribuyendo esos activos en el este de Ucrania.

Capturar la región de Dombás, que incluye Lugansk y Donetsk, junto con la ciudad portuaria de Mariúpol al sur, permitiría a Rusia controlar un corredor terrestre hacia la península de Crimea, de la que se apoderó en 2014.

Zelenskyy, en una entrevista con CNN grabada el viernes y transmitida el domingo, dijo que para Ucrania la batalla por el Dombás será crítica y que si Rusia captura el área, podría volver a intentar apoderarse de Kiev.

«… Es muy importante para nosotros no permitirles, mantenernos firmes, porque esta batalla… puede influir en el curso de toda la guerra», dijo Zelenskyy.

Rusia ha pedido a los combatientes que quedan en Mariupol que se rindan, diciendo que controla las áreas urbanas de la ciudad, mientras que aproximadamente 2.500 soldados ucranianos y 400 mercenarios permanecen en la planta siderúrgica de Azovstal.

El primer ministro ucraniano, Denys Shmyhal, dijo el domingo al programa «This Week» de ABC que las fuerzas del país «lucharán hasta el final» en Mariúpol.

“La ciudad aún no ha caído”, dijo, horas después de que expirara el plazo declarado por Rusia.

Cuando se le preguntó sobre los informes de que el presidente ruso, Vladimir Putin, cree que Moscú está ganando la guerra, Shmyhal señaló que, si bien varias ciudades están sitiadas, solo Kherson en el sur ha caído bajo el control ruso.

«Más de 900 ciudades, pueblos y aldeas… se liberaron de la ocupación rusa», dijo Shmyhal, y agregó que Ucrania no tiene intención de rendirse en la región oriental de Dombás.

El primer ministro agregó que Ucrania quiere una solución diplomática «si es posible».

“No dejaremos nuestro país, nuestras familias, nuestra tierra”, dijo.

Zelenskyy dijo en su discurso del domingo por la noche que las naciones occidentales deberían aumentar sus sanciones contra Rusia, incluidas las acciones dirigidas a los sectores petrolero y bancario de Rusia.

“Todos en Europa y Estados Unidos ya ven a Rusia usando abiertamente la energía para desestabilizar las sociedades occidentales”, dijo Zelenskyy. “Todo esto requiere una mayor velocidad por parte de los países occidentales en la preparación de un nuevo y poderoso paquete de sanciones”.

El domingo temprano, el líder ucraniano tuiteó que había discutido garantizar la estabilidad financiera de Ucrania y los preparativos para la reconstrucción de la posguerra con la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Kristalina Georgieva.

Georgieva tuiteó en respuesta, diciendo que el apoyo era «esencial para sentar las bases para reconstruir una #Ucrania moderna y competitiva».

Rusia inicialmente describió sus objetivos como desarmar a Ucrania y derrotar a los nacionalistas allí. Kiev y sus aliados occidentales dicen que esas son justificaciones falsas para una guerra de agresión no provocada que ha expulsado de sus hogares a una cuarta parte de los 44 millones de habitantes de Ucrania.

FUENTE VOA VOZ DE LOS ETADOS UNIDOS DE AMERICA

News Reporter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Show Buttons
Hide Buttons