Transmisión en vivo, informe de los primeros 100 dias de la Administración de Rodrigo Robles Chaves, Video

Hermanos y hermanas de nuestro gran hogar, al que llamamos Patria. Las puertas de este hermoso recinto nos acaban de ver entrar de la mano con el futuro de Costa Rica.

Señoras y señores diputados, miren a los niños que tienen junto a ustedes. Querido pueblo costarricense que en este momento nos observa, miren la infancia que hoy se reúne con nosotros y nos honra con su compañía.

¡Ellos son el futuro de nuestro país!

Por ustedes niños, hoy rendimos cuenta de nuestros esfuerzos al pueblo
costarricense, pero también es por ustedes que vamos a proyectar la Costa Rica del futuro, la Costa Rica que va más allá de los primeros 100 días de un gobierno.

Lo que hacemos hoy nos define, como individuos y como país. Las voces de la Costa Rica del mañana nos preguntarán qué hicimos en nuestra época, con cuánta urgencia, pasión y entrega asumimos el mandato de un pueblo ansioso de respuestas, ansioso de un porvenir que le pertenece y que se merece.

Tengo la firme convicción de que ningún país puede soñar con el futuro si por las
noches su gente vive desvelada por el hambre y la incertidumbre.

En tiempos como los actuales, complejos, a veces difíciles de entender y cuando las soluciones se pierden en mares de confusión, el liderazgo ejercido con una
verdadera visión de Estado sabe trazar rutas a través de la oscuridad.

Los costarricenses merecen rutas claras que arrojen luz sobre el camino para
encontrar las mejores soluciones posibles. Por eso, hemos establecido nueve ejes de trabajo.

Primero, el eje de la lucha frontal contra la pobreza y la reducción del costo de la vida, para generar una prosperidad compartida, es un compromiso que asumimos con el país y que no abandonamos, a pesar de las dificultades en el ámbito internacional.

No pretendo engañarlos, compatriotas. La inflación, el aumento de precios de los alimentos, de las materias primas y de otros muchos productos, a causa de la guerra en Ucrania y otros factores, se extiende como una sombra y amenaza la calidad de vida de las personas en todas las naciones, y Costa Rica no es la
excepción.

La ruta del arroz es una de esas iniciativas que llevamos adelante con aplomo,
sabiendo que habría resistencias fuertes, pero con la convicción de estar incidiendo en el alimento que ocupa un lugar central en las mesas de las clases menos favorecidas.

Al reducir los impuestos de importación del arroz de un 36% a un 4% en el arroz pilado y un 4% en el arroz con granza, para todos los importadores por igual, y al eliminar la injusta fijación de precios del grano, estamos pensando precisamente en los más pobres de este país.

También pensamos en los más pobres cuando emprendimos una acción de política pública que se había retrasado por décadas, al firmar el decreto de “homologación” o reconocimiento de los registros sanitarios de los medicamentos aprobados en el exterior. Al eliminar estas trabas burocráticas, los importadores podrán traer al país medicamentos a precios más competitivos.

Luchamos contra los monopolios que les imponen precios excesivos a los costarricenses.

Sabemos que el precio de los combustibles es una de las cargas más pesadas,
precisamente porque nos afecta a todos. Empresarios, importadores, exportadores, transportistas, trabajadores públicos y privados, la familia que compra el diario en el supermercado, la señora que va a la pulpería. Todos y todas sentimos los efectos del alza en el combustible.

Por eso, propondremos a la Asamblea Legislativa un tope al precio de los
combustibles. Inyectaremos los recursos para que la gasolina super no suba más de ¢950 colones, la plus ¢900 y el diésel ¢873. Con esto, le daremos un máximo de estabilidad a los costarricenses contra los efectos de la guerra de Ucrania.

Sabemos que la mejor protección contra la pobreza es el trabajo. Por eso, ahora sí estamos dándole vida al Sistema Nacional de Empleo y de la mano con el sector productivo. Vamos a reforzar programas y crear otros al servicio de las
comunidades y de las personas.

Un ejemplo de ello es que destinaremos los 2.500 millones de colones recuperados del bono Proteger, para mejorar la infraestructura educativa y obra pública, generando ingreso temporal a cientos de familias de Guanacaste, Limón y Puntarenas.

Esto lo haremos con un programa de obra comunal del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social que, además, ya estamos reforzando para coadyuvar con talento humano, la inserción laboral de los jóvenes y las mujeres del país.

Además, con 20 mil millones de colones, que nos permite usar la regla fiscal y los acuerdos con el Fondo Monetario Internacional, le podremos llevar asistencia a personas del país identificadas dentro del rango de pobreza, para que puedan
llenar sus necesidades básicas de alimentación.

La eliminación de las tarifas mínimas de los colegios profesionales, la intervención de CENADA y la eliminación de los subsidios al asfalto, son también parte de esta ruta que nos da armas para bajar el costo de la vida, especialmente para los que menos tienen en este país.

Instituciones bien gestionadas también impactan positivamente la calidad de vida.

En octubre tendremos una rebaja de las tarifas eléctricas, lo que ayudará a
contener el aumento del costo de los productos y servicios que todos consumimos.

Esta rebaja se da gracias a que nuestra electricidad se produce con energía
renovable, parte de la cual el ICE exporta a Centroamérica, lo que le permite
generar ingresos que van directo a los abonados en forma de un recibo eléctrico
más bajo.

La lucha de este gobierno contra los monopolios ya está impactando positivamente a las personas. La semana pasada, como respuesta al estudio presentado por el MOPT, la Aresep anunció una fuerte rebaja en el servicio de revisión técnica vehicular de casi un 50%, lo que significa que las personas pasarán de pagar ¢16 mil colones a ¢8 mil colones, aproximadamente.

Para construir la Costa Rica del futuro también necesitamos impregnarnos de la
urgencia por tomar las decisiones que se deben tomar y en el momento justo para hacerlo. Sobre esta convicción se apoya el eje de la producción y la generación de empleo.

Contra los cuellos de botella burocráticos estamos agilizando los procesos y
levantamos barreras innecesarias, para que el gobierno deje trabajar a aquellas
personas que deseen emprender su negocio, o expandirlo.

La reforma al Sistema de Banca para el Desarrollo es una ruta primordial hacia ese objetivo. Honraremos el espíritu emprendedor de nuestro pueblo con una
verdadera banca para el desarrollo que aporte el capital semilla que necesitan las ideas productivas novedosas.

Por medio del decreto para la homologación de agroquímicos y de medicamentos, disminuimos los atrasos en regulaciones de productos fundamentales para  nuestros cultivos y para el bienestar de los costarricenses, que por años han tenido que esperar el registro de productos ya aprobados, autorizados y utilizados en  otros países, con visto bueno de instituciones internacionales sumamente  rigurosas.

Amigos y amigas, tomar acciones en una democracia sólida como la nuestra y
generar un cambio real en la vida de las personas implica, indudablemente,
escuchar a la gente.

Escuchar, siempre escuchar ese clamor que nos habla desde la raíz de nuestro ser costarricense, como lo hacen los pueblos indígenas, a quienes hemos escuchado también y ya comenzamos con acciones que buscan dejar atrás la exclusión y el olvido.

Por eso, firmamos una directriz que declara de interés público la Mesa Técnica de Asuntos Indígenas, para abordar y solventar los problemas en conjunto con las poblaciones indígenas, y asumimos el compromiso de construir, por fin, una Política Pública para Pueblos Indígenas que sea debidamente consultada con los dirigentes de los 24 territorios de pueblos originarios del país.

¡Por eso fuimos a Crucitas! Para palpar directamente el sentir de sus pobladores.

Porque no queríamos que nos contaran, o vernos atiborrados de informes tras
informes que no recogen las impresiones y necesidades de los pobladores de
Cutris. En los meses venideros y luego de que se resuelva el laudo sobre este caso, podremos proponer la ansiada ruta para Crucitas.

Por eso también fuimos a Guanacaste, no solo a celebrar el tradicional Consejo de Gobierno en el marco de la Anexión. Durante tres días, nuestros hermanos
guanacastecos nos recordaron que la preservación de nuestras culturas y
tradiciones va de la mano de llevar el desarrollo a las costas, a las llanuras, a las
montañas, a los sitios más alejados del país.

Fue ahí que hicimos el lanzamiento de la Plataforma Informática del Sistema
Nacional de Empleo, que les permitirá a las personas recibir una asistencia más
integral en la búsqueda de trabajo; es decir, no solo será mediadora entre los
trabajadores y las empresas, sino que la misma plataforma les permitirá recibir
orientación en sus competencias y habilidades, además de formación y
capacitación en áreas fundamentales del mercado laboral actual.

Esa visita nos permitió presenciar cómo la educación dual está transformando
vidas, tal y como nos lo contaron los mismos estudiantes del primer programa de este tipo destinado a la formación en el sector hotelero.

También fuimos testigos de cómo los inversionistas extranjeros creen firmemente en el potencial de nuestra fuerza de trabajo y el buen ambiente de negocios que como país impulsamos.

Por eso no dudan en emprender grandes proyectos turísticos o en traer sus
embarcaciones para disfrutar de la belleza natural de nuestras costas y la calidez de nuestra gente. Así, llevan desarrollo y mayores oportunidades a las zonas rurales sin perder de vista la sostenibilidad ambiental.

Atraídas por el oleaje de nuestras costas, embarcaciones extranjeras de todas
partes ofrecen también sus servicios turísticos en nuestro país. Hoy, gracias al
decreto del charteo, el estado se beneficia con un 2,5% de los ingresos recibidos
por las embarcaciones al brindar sus servicios. En promedio, se espera que para el quinto año esta actividad genere cerca de $20 millones de dólares a la economía local.

Ese transitar por Costa Rica nos llevará también a Limón, en el marco del Día de la Persona Negra y la Cultura Afrocostarricense. Quiero escuchar en las voces vivas de los limonenses sus necesidades y propuestas, porque ningún rincón de esta tierra que nos abraza desde la cuna debe ser relegada al olvido.

Así mismo, ya emitimos el reglamento de la Ley de Nómadas Digitales. Esto
permitirá, por fin, implementar la normativa y brindar así tranquilidad y seguridad jurídica a los trabajadores de otros países que decidan venir a nuestro país a hacer teletrabajo.

Se estima que cada trabajador de este tipo que se instala en Costa Rica puede
inyectar a la economía unos ¢15 millones de colones por semestre, lo que sumaría a nuestros esfuerzos por la reactivación económica.

El futuro de Costa Rica se esculpe fortaleciendo su competitividad y capacidades
tecnológicas. El primer día de mi mandato, giré instrucciones al Ministerio de
Ciencia, Innovación, Tecnología y Telecomunicaciones, así como al Grupo ICE, para que se realizaran las gestiones necesarias que pondrán de nuevo a disposición del pueblo las frecuencias del espectro radioeléctrico, con el fin de desarrollar la infraestructura que el país requiere en conectividad 5G.

Me complace anunciar que ya estamos en la ruta correcta. Recuperaremos las
frecuencias del espectro que están subutilizadas o no utilizadas del todo por parte del Grupo ICE, para que puedan ser subastadas por la SUTEL, tan rápido como puedan hacerlo. Queremos que esta subasta sea abierta, para brindar oportunidad de participar a otros potenciales inversionistas en nuestro país y a nivel internacional, y que los usuarios de la conexión 5G puedan moverse entre uno u otro operador sin problemas.

En el marco de estos esfuerzos, el ICE iniciará, el próximo año, con la
comercialización de redes privadas de 5G para el uso en la industria y soluciones
tecnológicas que requieren altas velocidades para el trasiego de información.

Así, el país contará con mejores condiciones para la atracción de inversiones nuevas y expansión de las operaciones de varias empresas que ya están en el país, las cuales esperan desde hace años esta tecnología.

Costa Rica entendió oportunamente que la apuesta más segura siempre es la
educación y que los niños y la juventud son nuestra mayor riqueza, porque en ellos se esconde el futuro.

Es por esto que el eje de Educación y Cultura debe permitir que la posibilidad de
crecimiento sea también una realidad para las comunidades alejadas del país.

Por medio de una iniciativa del Ministerio de Educación Pública, la UNICEF y Microsoft, pronto 27 centros modelo contarán con kioscos digitales que les permitirán a estas comunidades desarrollar habilidades digitales para procurar puestos más competitivos.

Así mismo, más de 10 empresas ubicadas en el Litoral Pacífico y en la Zona Norte del país han formado alianzas junto al INA para capacitar a más personas de las zonas rurales del país en educación dual, en carreras de alta demanda en el mercado laboral.

Hemos logrado también la matrícula de más de 1000 personas en capacitaciones
de Ciberseguridad en todo el país, con la intención de contar cada vez con más
personas preparadas para evitar ataques como el realizado a instituciones del
estado el presente año.

Vamos hacia un modelo educativo actualizado, que enseñe y capacite a los
estudiantes, pero que también los dote de herramientas de alta demanda en el
mercado actual. Esto, en conjunto con el bilingüismo, son factores que hoy en día nos permiten aportar mayor valor a nuestros futuros profesionales y ser un país aún más competitivo a nivel internacional.

Las universidades públicas han sido históricamente promotoras de la formación y del desarrollo país en todas sus áreas: investigación, artes, diseño e innovación, por citar solo algunos ejemplos.

Hoy, el país las necesita más que nunca, para colaborar y crecer juntos. Que en la autonomía de sus funciones prime siempre el bien común del pueblo. En este
sentido, estamos sugiriendo a las universidades indicadores de desempeño en el
uso de los bienes públicos que reciben del FEES.

Actuamos rápidamente para reducir el costo de alquileres de centros educativos
en todo el país con el fin de invertir este dinero en beneficio de la mayoría.

Y hoy, más que nunca, no podemos permitir que nuestros estudiantes acudan a
escuelas y colegios inseguros. La Ministra de Educación deberá priorizar el arreglo de la infraestructura educativa y solventar ese problema heredado.

Si queremos seguir siendo el faro de democracia en el mundo y ocupar una posición de liderazgo, no podemos vivir más con miedo a los grandes retos, como lo fue la pandemia. El eje de trabajo de Salud nos lleva por una ruta en la que miramos más allá del Covid-19, por supuesto, sin descuidar su atención.

Nuestra niñez, esa en la que se ha cifrado el futuro del país, no podía seguir
esperando la presencialidad de los CEN-CINAI, porque el temor no los va a
alimentar ni los va a sanar. ¡Volvimos a abrir las puertas de los CEN-CINAI! Les
dijimos a nuestros niños: ¡basta de tener miedo!

Si a algo debemos temer, es a la ineficiencia de nuestras instituciones,
especialmente cuando esa ineficiencia atenta contra la misma vida de las personas.

Las listas de espera en los hospitales de la Caja es un cáncer que literalmente nos está costando la vida de la Seguridad Social y de los habitantes de este país, que deben esperar hasta años por una cirugía o un tratamiento.

¡Por fin!, ya la Caja tiene una estrategia para reducir las listas de espera a través de la sistematización de las referencias a especialistas, los procedimientos para las cirugías, sanciones por ausentismo, la compra de servicios a terceros, entre otras medidas. Anunciaremos esta estrategia en detalle en los próximos días.

Una infraestructura sólida y eficiente nos conecta como país, establece lazos con
el mundo y nos hace más productivos. Ese es, precisamente, otro de nuestros ejes de trabajo. Por las carreteras, los puertos y las vías férreas fluye la gente y el comercio.

Seguiremos extendiendo y mejorando nuestra maltratada infraestructura.
Impulsaremos inversiones urgentes en Caldera, el puerto más importante de Costa Rica en el océano Pacífico y que nos conecta con el gran mercado asiático, así como con Estados Unidos.

Desarrollaremos y fortaleceremos el Segundo Programa de la Red Vial Cantonal,
que une a municipalidades y asociaciones de desarrollo para darles mantenimiento a las calles de los cantones, a la vez que genera empleos en las comunidades por las personas que se dedican a estas actividades.

El proyecto Tren Eléctrico Limonense de Carga, conocido como Telca, rehabilitará
180 km de las vías ferroviarias ya existentes entre Moín, Río Frío y el Valle de La
Estrella, y construirá 80 km de vía férrea nueva de Río Frío a Muelle de San Carlos, de tal forma que nos permita llevar el desarrollo social y económico a Limón y a la Zona Norte.

El servicio de tren para pasajeros se seguirá expandiendo, por eso está entre
nuestros planes conectar Alajuela con Puntarenas a través de este medio de
transporte.

No nos detendremos ahí. ¡Basta de obras a medio terminar! No les dejaremos a las futuras generaciones las tareas que por falta de voluntad hoy no pudimos hacer; concluiremos la autopista a San Carlos y la ampliación de la Ruta 27.

Además, terminaremos la Ruta 32 a Limón.

El proyecto del Corredor Vial San José y Cartago, que intervendrá 24 kilómetros de vías, fortalecerá nuestro objetivo de que los habitantes de este país no pierdan tantas horas de sus vidas en presas interminables, atrapados entre el asfalto y la prisa por llegar a su destino.

Haremos el estudio de factibilidad para determinar, de una vez por todas, si esta
obra estará a entera satisfacción.

La gente luchadora y buena del Caribe espera con los brazos abiertos las
oportunidades de desarrollo que traerán la construcción de la marina y la terminal de cruceros en Puerto Limón.

Estamos trabajando también arduamente en el eje de Seguridad.

Por medio de mayor investigación e inteligencia operativa, estamos actuando para frenar el crimen organizado que prolifera en las distintas regiones y amenaza la tranquilidad de los costarricenses. Este país necesita bajar los índices de violencia, poner un alto a las cifras infames de asaltos y asesinatos.

Esto es parte de las iniciativas para volver a reactivar zonas como Limón y
Puntarenas, las cuales por años han aportado al país con su extraordinaria cultura costera, cálida y alegre de gente con ganas de trabajar y progresar.

¡Que los limonenses y porteños puedan trabajar, pero que también se sientan
seguros en sus provincias!

Por otro lado, el Ministerio de Justicia y Paz ha actuado contundentemente en la
regulación e intervención del sistema penitenciario, al superar las expectativas con el decomiso de celulares, armas de fuego, artículos electrónicos y millones de colones en efectivo. Con esto, le damos un golpe al crimen organizado, que pulula con sus tentáculos inclusive dentro de los centros penales.

Con estas acciones, en un mes, disminuyó en más de la mitad la cantidad de
denuncias por estafas en centros penitenciarios, según el Organismo de
Investigación Judicial. Pero solo existe una manera de acabar definitivamente con este problema: En enero de 2023 no habrá señal celular ni internet en los centros penales.

En nuestros puestos fronterizos y en las aduanas, los esfuerzos deben ser aún más rigurosos para lograr detener la ola de narcotráfico que, utilizando nuestro país como puente, sigue afectando la región. Ante esta realidad, nos apoyaremos en tecnologías modernas, como el narco escáner, en conjunto con personal altamente calificado para frenar a estos criminales, quienes no serán tolerados.

La seguridad debe verse también reflejada en nuestras aulas, en donde niños de
todo el país, como los que nos acompañan hoy, puedan recibir lecciones sin tener que preocuparse por el acoso. Ante esto. estamos realizando esfuerzos junto con el Viceministerio de Paz para luchar contra el bullying en las aulas de nuestras escuelas y colegios.

Un país tampoco es seguro si las mujeres tienen miedo. Si tienen miedo de ser
acosadas en sus trabajos, en sus casas, en las calles. Nuestro compromiso es y será siempre contra el acoso hacia las mujeres en todas sus formas. Este es un mal que combatiremos tajantemente en todas las instituciones públicas y a través de  iniciativas que nos hagan reflexionar, como país, sobre la transformación para  lograr una sociedad con maneras sanas de relacionarse unos con otros.

Ante el mundo Costa Rica se sigue posicionando como un punto estratégico para la inversión. A través del eje de relaciones exteriores y comercio internacional
estamos creando la ruta hacia el futuro que deseamos.

El país se ve obligado no solo a buscar mejores condiciones para la exportación,
sino también a mejorar su imagen por medio de una mayor competitividad y con
esto atraer inversión al país.

¡No hemos perdido el tiempo! Fuimos a Davos a generar oportunidades con las
grandes empresas internacionales para seguir posicionando a Costa Rica como país confiable en donde iniciar sus operaciones o ampliar las que ya tienen.

Retomamos proyectos como la integración a la Alianza del Pacífico, fortalecimos
relaciones bilaterales con Israel, al igual que estrechamos lazos comerciales con
Ecuador para la formalización del tratado de libre comercio con dicho país.

También solicitaremos el ingreso de Costa Rica al Acuerdo de Asociación Transpacífico, que  nos conectará comercialmente con Asia y Oceanía. Esto les permitirá a nuestros empresarios encontrar mayores oportunidades para vender sus productos y que  los países de la región puedan enriquecer nuestros mercados con una mayor variedad de sus exportaciones.

Por medio de reuniones con grandes multinacionales como Intel y Samsung,
buscamos fortalecer la imagen de Costa Rica como país pionero en la región en
cuanto a la actividad industrial y servicios de media y alta tecnología. Queremos
que nuestro país compita en un mercado actual y dinámico, atractivo para
empresas multinacionales de gran trayectoria.

La Costa Rica que quiere mejorar hoy las condiciones de vida de sus habitantes y heredar a estos niños una tierra próspera, necesita alas que la impulsen, fuerzas que la ayuden a transitar por los tiempos difíciles.

Establecer metas sin una estrategia fiscal que dote al Estado de recursos es hacer promesas en el vacío. El pueblo nos colocó en este sitio histórico para tomar las decisiones que otros no quisieron tomar. La estrategia que proponemos se enfoca en los ejes de ingresos tributarios, gasto público y gestión de la deuda pública.

Esto vuelve importantísimo el eje Fiscal. Combatiremos la evasión, el fraude fiscal y la corrupción mediante la implementación de “Hacienda Digital”, un proyecto que constituirá un verdadero hito en la gestión, control y fiscalización de impuestos, al unir los diferentes sistemas informáticos del Ministerio, con lo que mejoraremos el servicio al contribuyente, reduciremos los tiempos de espera, facilitaremos el pago de impuestos y mejoraremos la transparencia y los controles fiscales.

Estamos trabajando para que la gente pueda pagar impuestos de forma más fácil.

Vamos a simplificar el régimen tributario e impulsaremos un proyecto de renta
global para que las personas y empresas paguen el impuesto sobre la renta sobre la totalidad de sus ganancias, en lugar de hacerlo por separado, como pasa actualmente. No se trata de cobrar más impuestos, sino de que no haya evasión y se reduzca la elusión fiscal. Estos son parte de nuestros esfuerzos para darle al país la salud fiscal que tanto necesita.

Otra acción clave es la venta de activos como BICSA y el BCR, que nos darán
recursos frescos de aproximadamente un 2,8% del PIB, alrededor de 1.2 billones de colones que usaremos para reducir la deuda. Pronto presentaremos al Congreso un proyecto de ley en ese sentido.

El INS es una de las empresas estatales más sólidas, y también contribuirá en esta lucha, con la apertura del 49% de sus acciones para que los fondos de pensiones del país puedan invertir en ellas. Esta es una manera también de ampliar el  mercado a estos fondos, y que las operadoras de pensiones puedan invertir en  lugares seguros que no comprometan la jubilación de sus afiliados.

Además, esa ampliación accionaria nos daría, al menos, otros 593 mil millones de colones.

También implementaremos medidas para contener el crecimiento del gasto
público mediante la reducción y optimización de los alquileres del Estado, la Ley
Marco de Empleo Público y la reestructuración del Estado. En gestión de deuda,
esta Administración buscará la colocación de Eurobonos para mejorar las
condiciones de la colocación de deuda para este país. Además, entre otras
acciones, se implementará la apertura del mercado local de deuda en mercados
internacionales y la creación de una Oficina de gestión de Deuda Pública.

Nos mantendremos firmes en la ruta para terminar con el lastre de las pensiones de lujo, por lo que propondremos un proyecto de ley al Congreso para eliminarlas.

Además, hemos decidido consultar la constitucionalidad de las pensiones de lujo a la Corte Interamericana de Derechos Humanos, de tal manera que la Sala IV no tenga jurisdicción sobre esta abusiva erogación para el Estado.

Otro elemento de la ruta fiscal es la reforma a FONATEL, que propondremos pasar al Ministerio de Ciencia, Innovación, Tecnología y Telecomunicaciones para que por fin cumpla efectivamente con su propósito, que es llevar telefonía e internet a  zonas y comunidades donde aún no han llegado estos servicios vitales para el  desarrollo. Pronto presentaremos el proyecto de ley a la Asamblea Legislativa.

Ya tenemos listo el reglamento de cáñamo industrial para uso medicinal e
impulsaremos el proyecto de ley para la legalización de la mariguana para uso
recreativo.

Pondremos en marcha el Plan de Modernización del Estado, liderado por el
Ministerio de Planificación, como eje de la reforma de nuestro aparato estatal.

Sobre Costa Rica pesa un Estado amplio, complejo y muy caro, con una serie de
entidades e instituciones adscritas que duplican funciones o dificultan la toma de
decisiones de los jerarcas.

Por medio de cuatro proyectos de ley que ya se encuentran en la corriente
legislativa, eliminaremos el CONAVI, el COSEVI, el Consejo Nacional de Concesiones y el Consejo de Transporte Público, junto a otras comisiones pequeñas.

Reordenaremos y fusionaremos el MIVAH, el BANHVI y el INVU en el Ministerio de Vivienda, Hábitat y Territorio. El nuevo ministerio será capaz de resolver de forma más eficiente y ordenada las necesidades de vivienda y planificación territorial de los costarricenses.

De igual forma, eliminaremos el Ministerio de Gobernación y procederemos a
reordenar las competencias de sus entes adscritos: DINADECO, Dirección General de Migración y Extranjería e Imprenta Nacional. Esto nos permitirá redirigir con mayor claridad las funciones de estos entes y corregir una reforma del estado que se trató de eliminar desde 1997 y que sigue existiendo.

¡La Ciudad Gobierno ya está en marcha para reducir los alquileres!

La inversión en infraestructura, en el reordenamiento de instituciones que por años han estado separadas y que ahora por medio de una ventanilla única agilizarán los procesos, será una huella perdurable, base para una sociedad más justa, que  camine sin vacilaciones por el sendero del verdadero desarrollo.

Así mismo, estamos realizando una propuesta para reformar la Ley de Contratación Administrativa Pública, para que no permita las renegociaciones de contratos una vez firmados ni adjudicaciones automáticas de 50%, viejas prácticas que han encarecido los precios de la infraestructura nacional permanentemente.

Por supuesto, con dicha reforma, cerraremos otros portillos históricamente
abiertos a la corrupción.

El compromiso por llevar a Costa Rica a una nueva era se ve también reflejado en los avances para la digitalización del Estado, lo cual viene de la mano con los
esfuerzos por reducir la evasión fiscal que por años ha afectado el progreso del país.

Como ven, amigas y amigos, compatriotas. Cada una de estas rutas, cada uno de estos proyectos, nos llevan a la construcción de la gran casa que estamos
levantando, reconfigurando, para el bienestar de quienes hoy han sido más
golpeados por las crisis que atravesamos, pero también para estos niños, que
representan a sus hijos e hijas, que representan una nueva generación. Y este es un trabajo de todos y todas.

Este es el llamado al que debemos responder todos: Gobierno, diputados y
diputadas, sindicatos, cámaras empresariales, asociaciones solidaristas,
cooperativas y estudiantes.

Y este llamado se extiende también a todos los sectores: son ustedes pilares
fundamentales que sostienen la nación. Con ustedes seguimos creciendo, con
ustedes seguiremos trabajando en diálogo permanente, como un estrecho abrazo para materializar las propuestas que requiere el país.

Los medios de comunicación también están incluidos en este llamado, para que, en el marco del respeto, juntos podamos cumplir con la misión de hacer llegar a los costarricenses la realidad de lo que está sucediendo en el país y qué medidas se están tomando para mejorar sus vidas. Su trabajo por informar a la ciudadanía es central en una democracia, por eso este gobierno es y será siempre defensor de la  libertad de expresión, así como de nuestro derecho de respuesta.

Si alguien puede responder a este llamado somos nosotros, si alguien debe resolver estos problemas seremos nosotros.

¡La Patria es todo sudor y deber, todo esperanza, todo alegría!

Con esto en mente, el Gabinete se ha entregado de corazón para cumplir con la
voluntad manifiesta del pueblo.

Agradezco también a la Asamblea Legislativa, donde la mayoría comparte el mismo espíritu de urgencia por el cambio que mueve al Poder Ejecutivo.

Porque todos los esfuerzos, los logros, los planes, las rutas de las que hemos
hablado hoy, no son palabras ni cifras en un papel. Tienen rostro. Se trata de las
personas que todos los días se levantan y trabajan en las empresas, en las casas, en el campo, en los puertos, en las calles, para llevar el sustento a sus familias.

Al final del día, la mayor rendición de cuentas , la que más importa, será siempre la de los niños cuando, sin decirlo, nos pregunten qué hicimos con el tiempo que tuvimos y cuál fue nuestro aporte para mejorar su futuro.

Amigas y amigos, que estos primeros 100 días sean el inicio del país próspero y feliz que todas y todos nos merecemos.

El horizonte puede ser infinito si creemos en nosotros mismos, si tenemos fe en
nuestras convicciones, si seguimos la ruta común de la prosperidad compartida en la que todas y todos los habitantes de nuestra tierra sientan la dulce calidez y protección de la Patria.

Que nadie nos diga que juntos no somos capaces de lo imposible. Hagamos que la vida sea del tamaño de nuestras más grandes aspiraciones.

Hagámoslo por el honor que le debemos a los hombres y mujeres que construyeron Costa Rica, hagámoslo por nuestro bienestar presente pero, sobre todo, por las generaciones que heredarán la bondad de nuestras acciones. Por esas generaciones hagamos infinito el horizonte; hagamos que, como les dije a estos niños que hoy nos acompañaron, puedan crecer en un país mejor.

Muchas gracias.

Rodrigo Chaves Robles, Presidente de Costa Rica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Show Buttons
Hide Buttons