José Mujica dice que ataque a Gobierno brasileño busca que militares «salgan de cuarteles»

 El expresidente uruguayo José Mujica (2010-2015) dijo este lunes que los ataques ocurridos en Brasilia, donde miles de bolsonaristas asaltaron las sedes de los tres poderes del Estado, pretende que los militares «salgan de los cuarteles».

«Aislado no hay nada, esto está pensado. Hay un núcleo grande de militantes fanáticos pero están dirigidos por cabezas que piensan, si van más allá, no lo sé. No creo que estas cosas puedan golpear a un Gobierno ni dar un golpe de Estado pero están tratando de funcionar como un burro de arranque para la actitud que asuman las Fuerzas Armadas. La preocupación hablando claro y sencillo es que los milicos salgan de los cuarteles», dijo Mujica a la radio argentina Futurock.

El exmandatario dijo que «hay que dejarse de especulaciones esotéricas» y advirtió que puede que las miles de personas que hicieron los ataques no sean conscientes de esta situación.

«Eso no quiere decir que los tipos que fueron ayer (domingo) y que destrozaron todo sean conscientes de esto, pero los que están detrás de ellos es lo que están pensando», agregó.

Asimismo, se refirió al expresidente Jair Bolsonaro (2019-2022), quien viajó a Estados Unidos previo a la asunción del presidente Lula da Silva.

Bolsonaro «ayuda a crear los monstruitos y ahora los monstruitos andan por ahí», agregó.

Advirtió que «hay recursos económicos muy interesados en complicarle la vida a Lula», y mencionó la creciente deforestación en la Amazonía.

«Llama la atención que el operativo se haya gestionado cuando no estaba Lula, cuando no funcionaba el Parlamento ni la Corte. Da la impresión de estar pensado», agregó.

El domingo, cientos de bolsonaristas que se niegan a aceptar la derrota de su líder en las últimas elecciones presidenciales invadieron las sedes del Congreso Nacional, la Presidencia y el Tribunal Supremo, reclamando una intervención militar para derrocar al Gobierno electo, que asumió sus funciones el 1 de enero.

Los asaltantes violentaron las barricadas de seguridad, atacaron a efectivos de seguridad, rompieron puertas y ventanas y ocuparon parte del edificio y los techos del Palacio de Planalto.

En la noche del domingo la policía consiguió retomar el control de los edificios.

Tras el ataque, Lula da Silva anunció la intervención federal del distrito federal hasta el 31 de enero, afirmando que lo ocurrido fue a causa de la «incompetencia y mala fe» de quienes tenían que velar por la seguridad de la jurisdicción.

La intervención se limitará a los aspectos vinculados a la seguridad.

Debido a las fallas de la seguridad, el Tribunal Supremo separó de su cargo por 90 días al gobernador del distrito federal, Ibaneis Rocha.

(Sputnik)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *