La pobreza en el mundo y las causas a la que los humanos le damos la espalda y no queremos ver, el dolor y el sufrimiento, junto con la deshumanización. Y  indolencia de los gobiernos.

El escalofriante dato de que nada menos que 1.900 millones de personas viven aproximadamente con menos de 1 dólar al día nos lo dice todo: el mundo no está bien repartido, y es necesario hacer algo para cambiarlo. Si no se actúa con contundencia, el objetivo del milenio de acabar con el hambre en el mundo y con la pobreza extrema, propuesto por la Organización de las Naciones Unidas, está lejos de cumplirse o es que están esperando una explosión social mundial de proporciones inmedible e impronosticable.

La pobreza afecta a las personas de maneras distintas según el grupo de edad, género, pertenencia étnica, religiosa o ubicación. Los niños, en particular, son uno de los grupos más vulnerables a la condición de pobreza debido a su dependencia física, emocional, económica y social, como también a la falta de autonomía de las familias y de las instituciones.

Hoy tenemos la tecnología y la capacidad de producir alimentos suficientes para abastecer a toda la humanidad. El problema, sin embargo, no se encuentra tanto en la producción como en la distribución de los recursos, conocimientos y mercados, y el acceso desigual a los mismos. El objetivo de erradicar esta pobreza extrema pasa, pues, por mejorar en este aspecto y conseguir un reparto más justo de los recursos y de su acceso. Voluntarios, grupos, asociaciones y oenegés trabajan duro en este sentido, y tú tienes mucho que hacer. Está en manos de todos colaborar para cambiar esta situación que tantas personas padecen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Show Buttons
Hide Buttons