Nacional

Inseguridad y brote de malaria marcaron semana en Costa Rica

 La inseguridad ciudadana por una creciente ola de violencia y un brote de malaria en la caribeña provincia de Limón caracterizaron el acontecer noticioso en Costa Rica la semana que concluye hoy.

Aunque el presidente Rodrigo Chaves aseguró en la conferencia semanal posterior al habitual Consejo de Gobierno de los miércoles que la ola récord de homicidios en el país en 2023 no constituye una crisis, como lo quieren hacer ver algunos medios de prensa locales, lo cierto es que 24 horas después ocurrieron nueve asesinatos en 12 horas.

Esa cantidad de homicidios resulta una constatación del incremento de la criminalidad en Costa Rica, que ya suma 251 asesinatos en lo corrido del año, 75 más que en igual período de 2022, lo cual representa un incremento de un 43 por ciento en este negativo índice.

Asimismo, los resultados de la más reciente encuesta del Programa Umbral Político del Instituto de Estudios Sociales en Población (Idespo) de la Universidad Nacional (UNA), divulgados este jueves colocan a la inseguridad ciudadana como el segundo mayor problema para los costarricenses, solo superado por el desempleo.

Un 22,6 por ciento de los entrevistados colocó al desempleo como su principal preocupación, mientras un 20,5 por ciento señaló a la inseguridad ciudadana, y un 20,1 por ciento mencionó al alto costo de la vida.

Otras preocupaciones de los costarricenses, según la encuesta de Idespo-UNA son la corrupción, indicada por un 16,6 por ciento de los consultados, seguida de la pobreza (8,9), el narcotráfico (4), la mala calidad en la educación (1,9) y la salud pública (1).

Por otra parte, el Ministerio de Salud de Costa Rica informó este viernes la detección de 115 casos en el brote de malaria en la Región Huetar Caribe (provincia de Limón) de la especie plasmodium falciparum, de ellos 70 hombres y 45 mujeres.

El director de Vigilancia de la Salud de la citada cartera, Rodrigo Marín, precisó que en conjunto con la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS, encargada de la salud pública) esta semana ejecutaron acciones de rastreo exhaustivo para detectar posibles nuevos contagios y brindarle atención médica oportuna.

Asimismo, prosiguió, entregaron tratamiento profiláctico en diferentes localidades y especificó que durante esos días realizaron 807 pruebas rápidas y brindaron tratamiento a 612 personas, particularmente en la localidad de Moín, en la provincia de Limón.

Marín pidió vehementemente a la población limonense y a quienes visitaron esa provincia en Semana Santa a que procuren atención médica en caso de presentar fiebre intermitente, escalofríos, dolor abdominal, fatiga, diarrea, náuseas y vómito, dolor de cabeza, respiración rápida, frecuencia cardíaca acelerada, tos y dolor muscular.

Fuente. Prensa Latina

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *