Vergüenza ajena por Derechos Humanos en Costa Rica

Lic. Hermez I. González Álvarez

Toda nuestra sociedad, a vista y paciencia, observa el abuso a la dignidad humana y una violación flagrante a los derechos humanos reconocidos por la Declaración Universal de Derechos Humanos, la Constitución Política y la Ley. Derechos irónicamente violados –por acción u omisión- por funcionarios públicos que un día juraron ante al altar de la Patria “cumplir y hacer cumplir la Constitución y las Leyes”. Esto debe terminar, no solo por los presos o privados de libertad o una persona que tuvo alguna vez un conflicto con la ley, que se les denigra deliberadamente, sino por cada uno de nosotros, para que podamos todos los costarricenses y extranjeros migrantes, refugiado o no, ser libres como ciudadanos del mundo, caminar a la luz del día en paz y ante la mirada y bendición de Dios como seres humanos dignos de tal calificación.

No faltarán voces que repitan a voz en cuello la pregunta de: ¿Cuál es la razón de los derechos humanos? La explicación sobra, está a la vista después de tantos crímenes de guerra maltratos crueles y degradantes e infames, adicionales al impuesto por la autoridad en cumplimento de la ley vigente y la justicia humana que impone el hombre y sus condenas, la Asamblea General de Naciones Unidas en 1948 analiza y aprueba el primer proyecto de la Declaración Universal de Derechos Humanos propuesto en septiembre de 1948 y más de 50 estados miembros participaron en la redacción final. En su resolución 217 A (III) del 10 de diciembre de 1948, la Asamblea General, reunida en París, aprobó la Declaración Universal de Derechos Humanos. 

Ocho naciones se abstuvieron de votar, hoy contamos con tan importante instrumento normativo internacional. Lo cual se logró gracias a la redacción de Eleanor Roosevelt, la viuda del presidente estadounidense Franklin D. Roosevelt, quien presidió el Comité de Redacción de la DUDH. Junto a ella se encontraban René Bassin, de Francia, quien redactó el primer proyecto de la Declaración.

Nosotros, Defensores de los Derechos Humanos Costa Rica (Fundeprode), sentimos vergüenza ajena por la situación de los derechos humanos en el mundo, Centroamérica y Costa Rica, que se plantee que el país sede, que el país vanguardia en la lucha por los derechos humanos, se retirara de la CORTE INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS, por el solo hecho de la opinión Consultiva generada por el gobierno de Luis Guillermo Solís Rivera. Es inaceptable que retrocedamos como país y sociedad. Convoco a todos a reflexionar sobre el tema y seamos positivos. 

Y que dicho Tribunal Interamericano como la Corte Interamericana de los Derechos Humanos dio su Voto favorable a la opinión consultiva del Estado de Costa Rica reconoce la concurrida participación de 9 Estados hermanos, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, organismos internacionales y sociedad civil, que emitieron sus criterios y observaciones, que contribuyeron a enriquecer el pronunciamiento de la Corte IDH, es importante remarcar que es un tema de alta trascendencia. Además, vale destacar que la Corte IDH viene a reafirmar que en la Convención Americana de los Derechos Humanos ya estaba garantizada la igualdad de todas las personas, y CREEMOS QUE CUANDO SE DICE TODAS es sin exclusión de derechos, incluidas la de las personas LGTBI, mediante una interpretación evolutiva.

Defensores de los Derechos Humanos es inaceptable y mucho menos que le limiten el derecho a la defensa. Si por nuestro trabajo corremos riesgo y represión, criminalización y humillaciones por parte de funcionarios gubernamentales, creo y demostrado está, que estamos y estaremos dispuestos a correr el riego necesario por el cumplimiento del bien más preciado, los derechos del ser humano íntegramente. Recordemos que el deber de hacer cumplir los mismos por parte de nuestros gobiernos de todos los estados del Sistema Interamericano es ineludible.

Tenemos la claridad que todos los estados tienen la prerrogativa de Regular y Adaptar sus leyes naciones a los objetivos y cumplimiento de la Resoluciones de Cortes Internacionales, conforme a las legislaciones nacionales, no perdiendo la esencia de las mismas.

Nunca olvidaré las palabras del expresidente de la República Dr. Óscar Arias Sánchez, quien dijo en 2008 al otorgar el status de Refugiada a Chere Lyn Tomayko: “Nosotros somos soberanos y tenemos derecho y obligación de tomar las decisiones más convenientes para el país, para proteger los derechos humanos. Costa Rica es líder ante el mundo en la protección de derechos humanos”, manifestó.

Nuestro trabajo ejemplar y transparente es descubrir la verdad de los abusos de las autoridades e incumplimiento de deberes y darla a conocer al ente fiscalizador democrático: el pueblo es a quien debemos la razón de existir.

Demos gracias a Eleanor Roosevelt y René Bassin por la herencia de Justicia y Derechos Humanos que dejaron a la Humanidad como legado. 

No permitamos el retroceso de Costa Rica por discursos vacíos y oportunistas, ni la violación de ninguno de los Derechos consagrados en la Constitución, leyes ni la Declaración Universal de Derechos Humanos, venga de donde venga, ni de quien venga, para eso somos Defensores de Derechos Humanos en un país con una estructura legal ejemplar ante el mundo. SEÑORES, COSTA RICA SE RESPETA. 

*Presidente de Fundeprode Derechos Humanos Costa Rica

Fotografía: Diario Extra.

News Reporter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Show Buttons
Hide Buttons